Los escritores africanos coparon este año tres grandes premios internacionales: el Premio Nobel, el Booker Prize en el Reino Unido y el Goncourt en Francia. «Asistimos a un renacimiento de la atención del mundo literario respecto a África», declaró a la AFP Xavier Garnier, profesor de Literatura Africana francófona y suajili en la universidad Sorbonne Nouvelle. Un fenómeno «singular». Históricamente, los escritores africanos han estado subrepresentados en el palmarés internacional.

Pero este año Mohamed Mbougar Sarr se erigió, a sus 31 años, en el primer escritor de África subsahariana en obtener el Premio Goncourt, el Grial de las letras francesas, por su novela «La plus secrète mémoire des hommes» (La más secreta memoria de los hombres). Y ese mismo día, Damon Galgut obtuvo el Booker Prize, el máximo premio para las novelas escritas en inglés.

La coronación llegó con el Nobel atribuido al tanzano Abdulrazak Gurnah. Pero la lista no se acaba ahí: el Booker Prize International coronó al francosenegalés David Diop, el prestigioso Premio Neustadt fue otorgado al senegalés Boubacar Boris Diop y el Premio Camoes a la mozambiqueña Paulina Chiziane. Galardones que llegan tras el «renacimiento de la literatura africana en los últimos diez años», explica a la AFP Boniface Mongo-Mboussa, doctor en Literatura Comparada.

Ecología y afrofuturismo

La literatura africana es dominada de manera creciente por «escritores profesionales», lo que «no ocurría con nuestros predecesores», indica este experto. Y otro fenómeno coincidente: «la entrada en escena de las mujeres», como Tsitsi Dangarembga (Zimbabue), Paulina Chiziane (Mozambique) o la ya galardonada en varias ocasiones Chimamanda Ngozi Adichi (Nigeria). Los temas también han cambiado, explica Mongo-Mboussa, escritor y crítico literario. Mohamed Mbougar Sarr, premiado con el Goncourt, «eligió hablar de literatura» en su novela, lo que supone «tomar distancia» con los temas más habituales de las novelas africanas «que hablan por ejemplo de la violencia, la guerra, los niños soldados». El feminismo, la homosexualidad, la ecología, el afrofuturismo (corriente de la ciencia ficción) también aparecen en la producción literaria del continente.

Suajili y wolof

Sin embargo, en el mundo francófono persiste la distinción entre literatura francófona y francesa, destaca Boniface Mongo-Mboussa. Varios escritores africanos se han erigido con el premio Renaudot, otro gran premio literario francés. Y el novelista francocongoleño Alain Mabanckou dio clases en el prestigioso Collège de France. Pero los escritores francófonos africanos siguen siendo percibidos como «productos del antiguo Imperio» y no realmente como actores en pie de igualdad, añade.

La situación es diferente en el mundo africano anglófono, cuyos escritores están totalmente integrados en el mundo universitario estadounidense y británico. Su obra se beneficia además de un mercado más dinámico y de la atención de la crítica. De los cinco autores africanos laureados con el Nobel, cuatro son anglófonos, y el quinto es arabófono. Falta sin embargo el máximo reconocimiento a los que escriben en suajili, wolof u otras lenguas del continente africano.